Víctimas de Salamanca recibieron la bomba como regalo

165

Un amigo de los ahora occisos comentó que habían recibido mensajes de extorsionadores, pero nunca amenazas de muerte.

Para pobladores del municipio de Salamanca, lo ocurrido la noche del domingo, donde un artefacto explotó y quitó la vida a dos personas, además de que dejó 4 lesionados, fue un acto terrorista.

Las autoridades de Guanajuato, en coordinación con las del municipio de Salamanca, acordaron afinar estrategias de inteligencia para evitar futuros ataques como el que ocurrió la tarde del domingo en el restaurante-bar, conocido como Barra 1064.

Hoy se sabe que Mauricio Salvador Romero, una de las víctimas, era dueño del establecimiento y se encontraba celebrando su cumpleaños, por lo que fue avisado de un paquete que llegó envuelto en una caja de regalo; al abrirlo, estalló, quitándole la vida a él y a su gerente Mario Alberto Hernández.

Esta situación ha generado temor entre habitantes de la localidad ya que nunca se había registrado un ataque similar.

Un amigo de las víctimas, que prefirió mantenerse en el anonimato, dijo que nunca habían recibido amenazas, pero reconoció que eran hostigados por las constantes extorsiones.

La empresa que administra el lugar del ataque exigió a la fiscalía de Guanajuato una investigación pronta y que se castigue a los responsables.

Compartir.