#Editorial La rifa del tigre de Arturo Dávalos

0

La difícil tarea de caminar por el fango y no salir manchado

Cual si se tratará de una estrategia política y un desesperado intento por no salir manchado, el alcalde Arturo Dávalos Peña continúa sin tomar postura dentro del conflicto ‘Taxis Vs Uber’.

Luego de reunirse con el secretario de Movilidad y los líderes de taxistas y la CTM, el mandatario vallartense aseguró que quiere un mejor transporte público para la ciudad, uno que sea digno del turismo, sin embargo, poco ha hecho para remediar esta situación, dado que los camiones que cubre las rutas urbanas y suburbanas de la ciudad se encuentran en pésimas condiciones y el servicio de los taxis deja mucho que desear.

Dávalos Peña ha dejado claras sus intenciones de reelegirse y para ello se encuentra en franca campaña política con uso de los recursos públicos, ya que cualquier tipo de evento lo convierte en una kermese donde, sin disimulo, realiza esbozos demagogos y populistas de un informe de gobierno.

El alcalde habla de que Puerto Vallarta necesita un mejor sistema de transporte, pero no dice cómo, ni quién y cuándo. Así es que el hablar para recordar lo que todos sabemos, ya está por demás.

Ahora pues, el tema de Uber en Puerto Vallarta es una bomba de tiempo que tarde o temprano le explotará, dado que en un momento deberá definirse, por estrategia, de que lado está. ¿De Uber o de los Taxistas?, lo que se traduce también como ¿De la ciudadanía que exige un mejor transporte público? ¿o de los sindicatos que pueden apoyarlo o arrebatarle sus anhelos de reelección?

La moneda está en el aire y el tiempo corre, sobre todo ahora que el estado y los taxistas le confirieron la difícil tarea de enfrentar a Uber desde su competencia municipal.

El lunes, según anunció, comenzará el personal jurídico del Municipio a analizar el expediente de Uber, a efecto de poder conocer qué puede facultarlo para poder hacer frente a la aplicación.

Si es inteligente el alcalde, bien podría irse ‘pateando el bote’ por un par de semanas, con el pretexto de que aún no concluye el análisis, dando así pauta a que llegue el 17 de julio y sea la autoridad judicial la que determine qué pasara. Y como dice el dicho, ‘salir salvo del cochinero’.

Sin embargo, los taxistas le cobrarán caro esto, pues pese a que se comprometieron a no realizar bloqueos que dañen la imagen de la ciudad, la verdad es que los ánimos están tensos y todo se puede romper de un momento a otro.

Entonces pues alcalde, ¿está a favor de Uber o de los Taxis?

Compartir.