Mucha violencia y pocas soluciones en el tema Uber

0

Por temor, incapacidad y por qué no, por intereses político-personales, las autoridades de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas han simulado estar interesadas, pero no logran mediar la situación

Luego de los hechos violentos en Bahía de Banderas, entre conductores de taxis y Uber, las autoridades continúan simulando preocupación al respecto, pero siguen siendo omisos en sus responsabilidades.

Si bien es cierto, el tema es complejo desde el ámbito legal, pues el tema se encuentra en las manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin embargo, los gobiernos de Puerto Vallarta, encabezado por Arturo Dávalos y de Bahía de Banderas, anteriormente liderado por José Gómez y ahora por Jaime Cuevas, no han logrado hacer algo contundente para evitar que crezca la violencia y con ello se siga manchando ambos municipios que primordialmente viven del turismo.

Y es que el tema no sólo ha quedado en lo local, donde la opinión pública prefiere ignorara o creer que todo está resuelto y seguir adelante, sin embargo, la noticia ha trascendido no sólo nacionalmente, sino también al exterior del país, de donde provienen los visitantes.

La ley de Talión

Ambos mandos no ceden ni un poco, pues entre los enfrentamientos ocurridos recientemente, ahora no sólo buscan quién se las hizo, sino quién se las pague.

Una de las personas involucradas en el tema comentaba que estaba fastidiada de que las autoridades no hicieran nada para remediar la situación. Culpaba al gobierno y a los tránsitos de no llegar cuando se les reportaban hechos violentos.

De la misma manera argumentaba que el Ministerio Público no da celeridad a las investigaciones, por lo cual se había perdido ya la confianza en las instituciones encargadas de impartir justicia.

Gobernantes timoratos

Esto deriva de la falta de mediación y de la tibieza con la cual han enfrentado el tema los alcaldes y miembros de ambos cabildos.

Señores y señoras, es responsabilidad de ustedes. Como personas pueden tener una opinión al respecto o estar a favor o en contra de uno de los dos sistemas de transporte, pero como representantes populares, deben siempre buscar el bien común y sobre todo, priorizar la paz pública.

¿A caso esperan a que se registre una muerte para ahora si actuar? Una vez que hayan matado a alguien en uno de estos enfrentamientos, cada vez más violentos, ahora sí actuarán y como se dice siempre, “ahogado el niño a tapar el pozo”.

No es posible sólo sean espectadores o peor aún, se dediquen a atizar el fuego, tal como realizó el regidor vallartense Francisco Sánchez en su perfil personal de Facebook, donde publicó notas extranjeras argumentando que le parece interesante analizar el negativo curriculum de Uber.

Uber, Cabify, como cualquier otro sistema de transporte, incluyendo los taxis convencionales, tienen pasados oscuros o hechos lamentables, los cuales no deben ser referente para calificar a todos como buenos o malos.

¿Quiénes han sido los máximos perdedores de este asunto? Sin lugar a dudas los taxistas, y no sólo por el acceso ilegal o no de Uber, sino también por el actuar de unos cuantos que, dicho sea de paso, han venido a manchar la imagen de Puerto Vallarta.

De la misma manera, en el desempeño de Uber, existen también conductores que no son los mejores, que sus unidades y sus actitudes distan mucho de los que vinieron ofreciendo a la ciudad. Pero sin lugar a dudas, esa responsabilidad y libertad de decidir en qué viajar, queda en cada uno de los usuarios.

Por su parte, los gobiernos deben y se les exige tomar cartas en el asunto. Proponer una mesa de dialogo donde ustedes señores alcaldes y miembros de los cabildos, sean quienes den la pauta de que esto se solucione y no sólo estar observando como los habitantes de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas se dividen en opiniones.

Así pues, se espera que en los próximos días se pueda conocer qué van hacer al respecto, sobre todo el alcalde Bahía de Banderas, Jaime Alonso Cuevas Tello, quien ha ofrecido desde campaña ser mejor que su antecesor. Así es que se espera eso, que de verdad haga algo para remedir la violencia que se vive en su municipio.

Compartir.