Hiperinflación obliga a reconversión monetaria en Venezuela

53

La moneda nacional tendrá la eliminación de tres ceros con la finalidad de lograr una “solución estructural y definitiva, para darle estabilidad al país”, dijo el presidente Nicolás Maduro

De la misma manera que en México a principios de la década de los años 90, Venezuela se ha visto obligada a tratar de disfrazar la hiperinflación con la nueva reconversión monetaria en Venezuela, que implica la eliminación de tres ceros a la moneda y que fue anunciada por el presidente Nicolás Maduro.

A partir del lunes 4 de junio entrarán en circulación los billetes y monedas del nuevo cono (familia de billetes) monetario en el país, conformado por billetes de 2, 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 bolívares. Además entrarán en circulación las monedas de un bolívar y 50 céntimos.

Esta sería la segunda reconversión monetaria en 10 años. En 2008, el entonces presidente Hugo Chávez puso en circulación el bolívar fuerte.

El mandatario aseguró que la moneda nacional tendrá la eliminación de tres ceros con la finalidad de lograr una “solución estructural y definitiva, para darle estabilidad al país”.

Los expertos en economía advirtieron que la nueva reconversión solo es una medida del gobierno para tapar la hiperinflación del país, la cual seguirá en aumento si no se toman los correctivos correspondientes para reducirla.

“La reconversión monetaria es para enmascarar la inflación y no sacar billetes, por ejemplo, de un millón y así pasar el de 100.000 a 100”, indicó el economista José Guerra al diario El Nacional Web.

La medida fue tomada por el mandatario nacional en un escenario muy distinto al de la reconversión que aplicó el fallecido Hugo Chávez en 2007 -que eliminó tres ceros a la moneda- cuando no había hiperinflación, pero sí una inflación alta.

En ese entonces, se hizo bajo la promesa de llevar al país a una inflación de un dígito, situación que en la práctica no ocurrió.

Luego de nueve años de la primera reconversión monetaria, la inflación pasó de 31.9 por ciento en 2008 a dos mil 616 por ciento en 2017, por lo que el gobierno se vio en la necesidad de modificar el cono monetario el año pasado.

La intención en 2017 fue para agregar billetes de mil, dos mil, cinco mil, diez mil, 20 mil, cien mil bolívares que permitirían hacer frente a los altos precios de los productos.

TE RECOMENDAMOS: López Obrador interpondrá amparos contra NAICM

“Para el mes de junio vamos a desmonetizar el actual cono monetario por el nuevo cono: el bolívar soberano”, dijo el presidente Maduro durante la presentación de la nueva familia de monedas y billetes.

Sin embargo, economistas aseguran que esa medida no es factible y se harán prórrogas como ocurre desde diciembre de 2016 con el billete actual de 100 bolívares.

“Si no se pudo retirar del mercado el billete de 100 que era uno solo ¿Se va a retirar todo el cono monetario en dos meses? Eso es imposible”, indicó el economista Jesús Casique.

El economista Luis Oliveros agregó que, para el 4 de junio, día en el que sale el nuevo cono, lo más probable es que las dos familias de billetes circulen en el país “Es seguro que no van a tener listo el proceso para ese día”, dijo.

Durante la reconversión monetaria de 2008, se estableció un plazo especial en el cual el viejo cono monetario convivió con el nuevo por casi un año. Esta vez, solo se establecieron menos de tres meses para cambiar por completo la familia de monedas y billetes.

En la actualidad Venezuela enfrenta una severa crisis de efectivo, lo que trajo como consecuencia que muchas de las transacciones se hagan con medios electrónicos como puntos de venta o transferencias bancarias.

De acuerdo con los economistas, esta situación se debe a que el porcentaje de billetes en circulación es muy bajo, lo que produce su escasez.

TE RECOMENDAMOS: Abaten a terrorista tras toma de rehenes en sur de Francia

Sobre una posible solución a este problema con el nuevo cono monetario, Oliveros y Guerra expusieron que todo dependerá de la cantidad de billetes que el gobierno traiga. Si son pocos, la escasez se mantendrá.

Otro de los inconvenientes es que los nuevos billetes que conforman el actual cono monetario, incluido el de 100 mil bolívares, serán destruidos o quemados al salir de circulación lo que generaría mayores pérdidas, aseguran los expertos.

“Es una perdida cuantiosa para el Estado porque cada billete de 100 bolívares cuesta 10 centavos de dólar más o menos”, indicó el diputado Guerra al ser consultado sobre esta situación.

La devaluación mexicana

Debido a la inestabilidad económica del país en la década de 1980, la inflación hizo crecer enormemente el precio de las mercancías, lo que hizo necesario emitir billetes de denominaciones cada vez más altas, que después resultaban ya inverosímiles y reflejaban de manera poco fiel las verdaderas reservas de plata y oro del país.

Por tal motivo, mediante decreto publicado el 22 de junio de 1992 en el Diario Oficial de la Federación, a partir del 1 de enero de 1993 entró en vigor una nueva unidad monetaria para los Estados Unidos Mexicanos denominada “nuevo peso”, el cual le quitaba 3 ceros al anterior, de tal manera que 1,000 pesos de 1980 equivalen a 1 nuevo peso (N$) desde enero de 1993. (Con información de Notimex)

Compartir.