Ecología sentencia de muerte a cocodrilo atropellado, lo liberaron para quitarse un problema

49

El animal, atropellado hace 3 meses, no podía comer por una fractura en su cráneo, sin embargo, la publicación de una nota informativa orilló a la dependencia municipal a ‘quitarse el problema’ y liberaron al saurio que, seguramente, morirá pronto.

Una más de la subdirección de ecología y medio ambiente municipal. Este jueves fue liberado un cocodrilo y, con ello, lo sentenciaron a morir, pues fue atropellado y no puede alimentarse por si solo.

El cocodrilo en cuestión, de aproximadamente 10 años de edad, fue atropellado hace 3 meses por un conductor de la empresa PEPSI y aunque sobrevivió, sufrió una fractura en el cráneo que le impedía abrir las fauces, por lo que tampoco podía comer.

Luego del rescate del animal, fue llevado a las instalaciones del estero El Salado, donde estuvo todo el tiempo en un estanque pequeño. Ahí, se le realizaron pruebas para ver si podía comer, pero el animal las rechazó todas.

En los 3 meses que el cocodrilo permaneció en el estero, la subdirección de ecología, a cargo de Helios Hernández Hurtado, nunca se acercó para ver la evolución del saurio, mucho menos para realizarle la cirugía necesaria para que este pudiera continuar con su desarrollo.

Sin embargo, durante esta semana, el medio local Paralelo Informativo dio a conocer la información y la espera que el cocodrilo llevaba para ser intervenido, lo que provocó una movilización al interior del municipio y posteriores acciones inhumanas.

La respuesta fue rápida: este jueves llegaron al estero, revisaron ocularmente al cocodrilo y sin realizar las pruebas necesarias, ni tener certeza de que podría sobrevivir, dijeron que “estaba fuerte y listo para ser liberado”.

A pesar de que el cocodrilo no puede comer, lo dejaron libre, por lo que, más temprano que tarde, el animal morirá de hambre o devorado por otro cocodrilo.

Hasta el momento no hay versión oficial del ayuntamiento por el irresponsable hecho de liberar a un cocodrilo incapaz de comer y sobrevivir.

NO ES LA ÚNICA

Pero este hecho no es el único en el que los procedimientos con cocodrilos utilizados por ecología municipal no son los adecuados y cuestan vidas de la especie.

En 2017, el equipo del mismo Helios Hernández intentó capturar un cocodrilo en la Marina, pero el animal se les escapó con un cable enredado en su cuello. El procedimiento fue grabado y viralizado en redes sociales.

Rápidamente ecología respondió asegurando que ese mismo día, más tarde, habían capturado al ejemplar y lo habían reubicado, sin embargo, al día siguiente el enorme cocodrilo fue visto sin vida, flotando en la misma marina.

Tras el hallazgo y con una sangre fría impropia de quienes deberían resguardar la naturaleza en el municipio, el cuerpo del cocodrilo fue arrastrado al interior del estero el salado, le amarraron grandes bloques de cemento para que se hundiera y no dejar rastro del asesinato.

No obstante, el cuerpo del cocodrilo, con el proceso de descomposición, se llenó de gases y a pesar de la estrategia para que se perdiera en el fondo del estero, nuevamente salió a flote.

 

Compartir.