Se cayó el falso discurso de austeridad de Dávalos

215

En el segundo y tercer informe presumió ‘austeridad’, sin embargo, rápido lo olvidó y volvió a los viejos vicios políticos, donde se derrocha el dinero de la gente.

Muy rápido olvidó su falso discurso de austeridad el presidente municipal de Puerto Vallarta, Arturo Dávalos Peña, y prueba de ello es el magno evento para su cuarto informe de gobierno y apenas primero de la segunda administración.

El acto se desarrolló en el Centro Internacional de Convenciones y, al puro estilo añejo priísta, los acarreados no se hicieron esperar, además de la plantilla laboral del ayuntamiento que fueron obligados a asistir.

La referencia de los discursos falsos de austeridad nos remonta al año 2017, coincidentemente un 7 de septiembre.

El segundo informe, cuando Dávalos aseguró habría austeridad

Ese día, Arturo Dávalos presentaba su segundo informe en una ceremonia sencilla, sin parafernalia, en el patio principal de la presidencia y ante un centenar de invitados especiales.

Esa mañana, Arturo Dávalos dijo que no gastaría el dinero de los vallartenses para informar lo que había hecho en su segundo año de gestión y aseguró que sería la tendencia de su gobierno.

También fue ese día cuando confirmó que buscaría la reelección, misma que se dio 1 año después.

El 5 de septiembre del 2018 se llevó a cabo el tercer informe de la administración 2015-2018 y aunque el presidente interino era Rodolfo Domínguez Monroy, claramente Arturo Dávalos movía los hilos mientras se saboreaba otros 3 años al frente del municipio.

El evento, al igual que en 2017, se llevó a cabo en el patio central de la presidencia y duró poco menos de media hora.

Tras la toma de protesta como alcalde reelecto, en octubre pasado, Arturo Dávalos volvió a ser el que nos mostró en su primer año de gestión: el político que derrocha recursos, sin oposición real y oportunista con miras al próximo proceso electoral.

Para nadie es un secreto que Arturo Dávalos y su grupo iniciaron, desde febrero pasado, la campaña a favor de Víctor Bernal, utilizando recursos públicos para este propósito.

Hoy por hoy, Víctor es ‘el arroz de todos los moles’ y la maquinaria volvió a activarse, por ello la parafernalia, los acarreados y el magno recinto del cuarto informe.

La desfachatez fue tal, que incluso dieron un ‘banderazo’ para poner a circular unidades que trabajan desde hace semanas, como las de seguridad pública que se entregaron el 30 de julio y los vehículos de carga del programa estatal ‘A Toda Máquina, que fueron entregadas en abril.

De acuerdo a las cifras otorgadas por el propio ayuntamiento, fueron 7 mil personas las que acudieron al informe, aunque la realidad es que fueron menos de 5 mil los asistentes, pues había espacios vacíos en los costados y al centro de convenciones solo le caben 5, 500 personas.

Así, se acabó la austeridad, se acabó el gobierno que utiliza los recursos de manera eficiente y se reinician las campañas políticas, aunque estemos a 18 meses del periodo legal de las mismas.

 

 

Compartir.