Después de 30 años regresa el tétanos por culpa de padres antivacunas

412

Por culpa de sus padres antivacunas, después de 30 años, se registró el primer caso de infección por tétanos en un niño de 6 años. El menor estuvo al borde la muerte.

Después de 30 años, se registró el primer caso de infección por tétanos en un niño de 6 años en Oregon, Estados Unidos. El menor se accidentó en la granja familiar y sus padres pensaron que la cortada en su frente no ameritaba revisión médica, no obstante, el pequeño nunca había sido vacunado.

Seis días después del accidente, el menor comenzó a presentar rigidez muscular en la mandíbula y las extremidades, dificultad para respirar y espasmos involuntarios.

“Sinceramente, nunca pensé que vería esta enfermedad en Estados Unidos, fue muy difícil para muchos de nosotros verlo sufrir de esa manera”, dijo la doctora Judith A. Guzman-Cottrill, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas.

Los médicos le suministraron una dosis de emergencia de la vacuna, sin embargo, sus padres se negaron a darle una segunda, o cualquier otra vacuna infantil.

El niño pasó 57 días ingresado en el hospital y al borde de la muerte, sufriendo de espasmos y rigidez en los músculos de la mandíbula y cuello, los cuales además de ser muy dolorosos y durar varios minutos, no le permitían comer ni tragar agua.

Aunque pasó más de un mes para que el pequeño mostrara mejoría, después de la rehabilitación hospitalaria y reposo en casa, el pequeño pudo andar en bicicleta y correr de nuevo, sin embargo, sobrevivir al tétanos no es garantía de no padecer la enfermedad de nuevo.

Además de los espasmos, dificultad para tragar y respirar y convulsiones, la enfermedad puede causar la muerte o una discapacidad grave en las personas que sobreviven, por lo que la vacuna es imprescindible para no contraer la infección.

Por último, cabe mencionar que el tétanos no se transmite al estornudar o toser, sino que proviene de las esporas bacterianas en el ambiente. Cuando una persona no vacunada recibe una herida profunda, las esporas pueden invadir el corte y producir la bacteria que causa la enfermedad. Esta secreta una toxina que se introduce en el torrente sanguíneo y se engancha en el sistema nervioso.

Compartir.