La primera batalla entre Alfaro y Dávalos quedó en empate

290

Las redes sociales se convirtieron en el ‘ring’ donde los grupos interesados en la silla presidencial asestaron los mejores golpes en la primera batalla entre Alfaro y Dávalos.

Caótico fue el fin de semana en las redes sociales luego de que se librase la primer batalla entre los 2 grupos más interesados en ocupar la silla de la alcaldía en 2021.

El escenario del primer combate fue la arena de Armando Villaseñor, en Las Mojoneras, donde el diputado local y precandidato de Enrique Alfaro Ramírez, Luis Munguía, celebró su ‘cumpleaños’ con cerca de 4 mil personas.

A pesar de que Luis Munguía cumplió sus 35 años el pasado 3 de enero, sus ‘amigos’ le organizaron la fiesta en el sitio antes mencionado y, desde hace por lo menos 3 semanas, iniciaron con la entrega de boletos para asistir y felicitar a ‘un amigo’.

Fue así como iniciaron los conflictos entre el grupo de Munguía, que es apadrinado por el gobernador, y el grupo de Arturo Dávalos, que pretende imponer a Víctor Bernal como candidato para el 2021.

Los señalamientos por, presuntamente, utilizar a trabajadores del estado y de Seapal para la entrega de boletos en horario laboral fueron los primeros en conocer la luz.

Fue ahí donde la maquinaria Davalista inició operaciones y mandó a todos sus allegados a despotricar contra el diputado.

¿Cuánto costó el ‘chistecito’?

Inició, también, una serie de especulaciones sobre el costo de la ‘fiesta’. Según algunos ‘expertos’ en eventos de esta naturaleza, la renta del espacio, del mueble, la comida, la bebida, la impresión del boletaje y el costo de los grupos musicales, no sería menor a los 2 millones de pesos.

Este monto, señalaban los enojados del grupo de Dávalos, se cubrió de las arcas del Seapal y de diversas dependencias del gobierno estatal.

Lo que es un hecho es que el legislador no tiene la solvencia económica para pagar todo el espectáculo y el congreso local solo les autoriza un monto, muy inferior a los 2 millones de pesos que presuntamente se gastó, para los informes legislativos, que se desarrollaron durante noviembre y diciembre en diferentes colonias de Puerto Vallarta.

Entonces, ¿de dónde salió el dinero? El diputado asegura que fueron ‘amigos suyos’ los que patrocinaron el evento en su totalidad, pero la autoridad deberá investigar esto.

En caso de comprobarse que no se utilizó dinero público, el evento no causará problemas a nadie, pues cada quien es libre de invertir o gastar sus recursos en lo que le plazca, sin embargo, si existió dinero del erario para la realización del mega baile, ¿por qué no invertirlo en becas estudiantiles, deportivas, talleres para personas sin trabajo o algún proyecto que deje beneficio y no en un evento político a tantos meses de los periodos que la autoridad electoral determina?

La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es el órgano que deberá investigar la procedencia de los recursos que se gastaron el sábado.

Nuevos políticos, mismas prácticas

Sin duda uno de los puntos que más molestó a la gente fue la repetición, casi idéntica, de las viejas prácticas del PRI y PAN de antaño; ‘Pan y circo’ para el pueblo.

A pesar de que el partido Movimiento Ciudadano se fundó hace menos de 10 años (antes llamado Convergencia por la Democracia), sus integrantes parecen adoptar todas esas prácticas que lastimaron y vulneraron la economía de los mexicanos.

La ‘medición de fuerzas’, lejos de utilizar parámetros basados en acciones concretas de los representantes populares, se realiza mediante eventos masivos, donde los políticos presumen su popularidad y reciben adulaciones por parte de quienes están ávidos de un espacio en la muy poblada nómina gubernamental.

Luis Munguía es, entonces, un político ‘nuevo’ con todos los vicios y prácticas que ya son caducas y que poco provecho le dejan al ciudadano.

No obstante, su contraparte, Arturo Dávalos, está cortado con la misma tijera. Solo basta recordar el cierre de campaña del 2015, con la banda MS en un baile gratuito en la Unidad deportiva La Lija; o los 2 ‘informes de gobierno’ que desarrolló en el centro Internacional de Convenciones, a donde acarrearon miles de personas.

O por qué no recordar los gastos en publicidad en cada inicio y culminación de obras, donde llevan músicos o payasos y movilizan gente y materiales en vehículos oficiales fuera del horario laboral.

Lo del sábado fue apenas el primer ‘golpeteo’ entre los Alfaristas y los Davalistas; el primer grupo deseoso de llegar al poder y con la esperanza en la fuerza del gobernador y el segundo con intenciones de perpetuarse en la silla más importante del municipio y exprimirle todavía más de lo que han exprimido en 6 años de gobierno.

Usted, ¿con cuál se queda?

Compartir.