Los sindicatos y su enorme deuda en Puerto Vallarta

17

El nulo apoyo a los trabajadores sindicalizados, sobre todo del sector hotelero y restaurantero, está a punto de cobrar altas facturas a sus líderes añejos.

El gremio de trabajadores sindicalizados en Puerto Vallarta tiene a las autoridades añejas al borde del abismo, luego de más de 2 meses sin empleos, con tratos indignos por parte de los empresarios y el nulo apoyo recibido por quienes, en teoría, deberían defenderlos.

Los trabajadores afiliados, ex empleados de restaurantes y hoteles, ya no soportan más a sus autoridades y van a realizar una marcha para exigir respuestas.

“DÓNDE ESTÁS CTM?

QUE NO TE VEO ACOMPAÑANDO EL HAMBRE Y LA TRISTEZA DE MILES DE VALLARTENSES QUE NO TIENEN EMPLEO, NO TE VEO REGRESANDO LOS MILLONES DE PESOS QUE CADA AÑO NOS ROBAS DESCARADAMENTE.

DÓNDE ESTÁN LOS LÍDERES SINDICALES QUE HACÍAN DE SU SLOGAN LA UNIDAD Y LA SOLIDARIDAD?

NO MÁS A LA TIRANÍA, NO MÁS A LOS DICTADORES, A LOS OPRESORES DEL PUEBLO, A LOS VENDE PATRIAS, A ELLOS QUE NOS EXTORSIONAN QUITÁNDONOS DINERO, NO MÁS A LA ESCLAVITUD LABORAL…”

Palabras de una mujer que, harta de los evidentes lujos que se dan en la cúpula sindical, no soporta más la situación económica que se vive en el puerto.

Historia Reciente

Pero estos problemas no son nuevos. Solo hay que recordar el último gran escándalo en el que los sindicatos sirvieron para poco y nada.

En 2017, Uber llegó para quedarse con gran parte del transporte privado de la ciudad y, aunque hubo manifestaciones, gritos al cielo y amenazas, los sindicatos, que cobran periódicamente a los choferes de taxis, no pudieron hacer nada al respecto.

Entonces, ¿para qué sirven los sindicatos hoy en día?

Los trabajadores de Puerto Vallarta también se lo preguntan y de manera justificada. Decenas de hoteles, restaurantes y centros de servicios despidieron a los trabajadores ‘a las primeras de cambio’.Otros los obligaron a implementar los ‘descansos solidarios’ y a muchos más, de manera inconcebible, los engañaron para firmar renuncias voluntarias y no pagarles un solo peso durante la contingencia.

A pesar de que la Ley Federal del Trabajo es clara y, aunque hay mecanismos para proteger al trabajador, los sindicatos permanecieron callados, cómplices de estos actos arbitrarios, ilegales y que sobajan la dignidad de los obreros.

El responsable

En Puerto Vallarta la máxima autoridad sindical desde 2012 es el Priísta Rafael Yerena Zambrano, mismo que, con total indiferencia, ha permanecido en la oscuridad y no ha dado respuesta y certidumbre a los miles de trabajadores que forman parte de los diferentes sindicatos existentes.

Yerena Zambrano dejó solos y descobijados a los 30 mil afectados afiliados y no pudo, porque ya no tiene esa autoridad, conveniar con los empresarios, con los que amista y comparte intereses evidentes.

Entre Puerto Vallarta y Bahía de Banderas, 30 mil trabajadores sindicalizados se vieron afectados directamente en sus ingresos por la pandemia de Covid-19.

Si hacemos cuentas rápidas, tomando en cuenta que estos 30 mil trabajadores ganaran el sueldo mínimo, los ingresos a las arcas sindicales ascienden a 5 millones 250 mil pesos mensuales o 63 millones de pesos anuales, aproximadamente.

Con ese dinero bien podrían apoyar con insumos, despensas o préstamos a aquellos que más lo requieren, sin embargo, los apoyos no existen y el líder priísta prefiere esconderse y evadir su responsabilidad ante los afectados.

La marcha

Por ello, el próximo 30 de mayo hay una convocatoria para una manifestación. En dicho movimiento, exigirán a los diferentes sindicatos que, así como cobran puntualmente las cuotas y castigan a quienes no acuden a las reuniones, salgan a apoyar a los miles de trabajadores afectados.

El sindicalismo en México está podrido, dañado desde las bases y a punto de colapsar y los primeros en caer serán los líderes que viven ajenos, en la cúpula del poder, sin ver por sus afiliados.

Datos nacionales.

En México hay aproximadamente 5 millones de sindicalizados. Si se tomara en cuenta que cada uno de ellos percibe el salario mínimo, los ingresos mensuales serían de 875 millones de pesos y 10 mil 500 millones de pesos por año.

Compartir.