Hace 1 mes y medio se terminaron los ‘apoyos’ municipales, ¿y ahora?

0

Fueron 6 entregas de ‘despensas’ del ayuntamiento, producto de donaciones de particulares, pero hace mes y medio que se terminaron y la gente sigue sin recursos.

Como curita para una herida profunda, así se ven las ‘despensas’ que entregó el gobierno municipal, que respetaban el principio de austeridad de la 4ta transformación, pues venían bastante incompletas e insuficientes.

Sin embargo, estos apoyos terminaron hace mes y medio y gran parte de la ciudadanía de Puerto Vallarta sigue sin regresar a trabajar y quienes lo hicieron, están laborando con sueldos mínimos, sin propinas por la falta de turistas y sus necesidades acumuladas no pueden saciarse.

En total, el municipio distribuyó 60 mil ‘despensas’ durante 6 quincenas diferentes, mismas que fueron donadas en su mayoría por empresarios locales y, el resto, salió del dinero público, es decir, del dinero de todos.

Estas despensas fueron muy criticadas desde el primer momento por lo incompletas que estaban, además, cientos de familias de escasos recursos no pudieron hacerse acreedoras a alguna debido a que no contaban con teléfono para llamar al ‘call center’ habilitado por el ayuntamiento.

A pesar de que el municipio está dividido en sectores y cada sector tiene un líder que, en teoría, debe identificar los sitios más necesitados y a las familias que requieren el apoyo, las entregas nunca se distribuyeron de casa en casa o de colonia en colonia.

La iniciativa privada y los grupos de ciudadanos organizados le pusieron el ejemplo al ayuntamiento de cómo tenían que entregarse los apoyos, yendo a las áreas donde la necesidad es palpable y no esperando en los edificios públicos para que una persona gaste 20 pesos en camión para ir por una despensa quincenal de 150 pesos.

Grupos como ‘Chefs anónimos PVR’ o los abogados que juntaron despensas, dieron cátedra de empatía y solidaridad, acudiendo a las colonias de la periferia, donde la gente no sabía siquiera de apoyos gubernamentales y mucho menos del modus operandi para acercarse a ellos.

Hasta los grupos criminales le mostraron el camino al ayuntamiento, regalando miles de despensas a diferentes familias casa por casa, calle por calle y colonia por colonia.

“Por qué cuando quieren el voto si vienen hasta mi casa, me abrazan y me aseguran que nos van a ayudar y ahora no traen despensas a la colonia”, era uno de los principales reclamos de la ciudadanía.

Así, mes y medio después de terminado el ‘apoyo’ del gobierno municipal, parece que ya no hay ideas y la ciudadanía, aquella que todavía no puede regresar a trabajar, sigue esperando que las autoridades, las que le prometieron que ‘iban a cambiar la historia de Puerto Vallarta’, les extiendan la mano.

Compartir.