FRACASO. Así se llama lo que ocurre en la seguridad de Vallarta

681

Alerta de género, delitos de alto impacto e ‘irregularidades’ en la corporación, el legado de Arturo Dávalos en su paso como alcalde.

FRACASO, así, con todas sus letras en mayúsculas, es el adjetivo perfecto para describir la seguridad pública en Puerto Vallarta y es el negro legado que deja Arturo Dávalos en su paso como alcalde de esta ciudad.

Luego de confirmarse que la Secretaría de Marina sería la que lleve las riendas de la seguridad en este destino turístico a partir de hoy, también, de manera implícita, se confirma que la ‘estrategia’ de seguridad del alcalde y los movimientos que se han realizado durante sus más de 5 años de gestión, han servido de nada para la ciudad.

El problema de la inseguridad no es nuevo, no obstante, nunca antes se había simulado tanto y se había ‘apapachado’ a los encargados de garantizarla en el puerto.

Con el ‘argumento’ de estar bien ubicados en el ranking de ‘percepción de seguridad’, que da a conocer periódicamente en INEGI, Arturo Dávalos solapó los delitos de alto impacto que azotaban a la ciudad. El tiempo, finalmente, desenmascaró esta postura, pues hay una notable diferencia entre la percepción de seguridad y la realidad de los municipios.

Desde 2018 se han incrementado estos hechos y, lamentablemente, se han focalizado en las zonas turísticamente activas.

Asesinatos a las afueras de los bares, dentro de los bares, asaltos a negocios en plazas comerciales, hombres acribillados en la avenida principal de la ciudad y, como cereza del pastel, un ex gobernador ultimado mientras disfrutaba de una noche en la ciudad.

Todo esto, aunque se convirtió en nota nacional por su relevancia, siempre fue minimizado y catalogado como ‘hecho aislado’ por el propio presidente que ve, hoy, cómo su estructura se desmorona y como la imagen de la ciudad está por los suelos.

Puerto Vallarta, según los internautas, está muy cerca de convertirse en el ‘nuevo Acapulco’, término que se utiliza para evidenciar las fallas en materia de seguridad que provocan la disminución del turismo internacional, esencial para este destino turístico.

Aún no se sabe hasta dónde se involucrará la Secretaría de Marina en la corporación policiaca de Vallarta, pero es un hecho, el legado de Arturo Dávalos en materia de seguridad es nefasto, con muchos más bajos que altos y con la imagen del destino arrastrada.

Compartir.