Morena en Bahía de Banderas, otra muestra de corrupción y dedazos

157

El partido ‘de moda’ eligió a una candidata poco popular para la alcaldía y a un candidato sin trabajo para la diputación del distrito 3. Otra muestra de que las negociaciones en la cúpula son más importantes que las bases y la gente trabajadora.

Lo que hizo Morena en Jalisco, y en muchos estados de la república, es algo que se repitió, caso de manera calcada, en Nayarit y, de manera más descarada, en Bahía de Banderas.

El proceso de selección de candidatos de Morena ha sido tan opaco que nadie sabe cómo es que se determinaron a los mismos y, debido a las negociaciones en la cúpula, los abanderados serán gente que no ha trabajado y que no garantizan el triunfo el 6 de junio próximo.

El primer caso, y el más conocido, es la designación de Carmina Regalado como candidata a la alcaldía de Bahía de Banderas. La legisladora con licencia era una de las aspirantes, pero estaba claramente por debajo de Mirtha Villalvazo y Héctor Santana, quienes también trabajaron durante meses por la candidatura.

Fue tan sorpresiva la elección de Carmina que ya se especula que los 2 mejor posicionados, Villalvazo y Santana, están buscando otras oportunidades, pues fueron relegados en un proceso poco transparente y sin explicaciones claras.

Carmina Regalado es diputada federal con licencia y, aunque no es una mujer con ‘grandes escándalos’ en su pasado político, es un ‘flan’ para el actual alcalde con licencia, Jaime Cuevas, en la búsqueda de su reelección.

El otro caso, menos conocido pero todavía más evidente, es el del candidato a la diputación federal por el distrito 3.

El candidato ‘elegido’ es el Petista Jorge Fugio Ortiz, un personaje que no es conocido en la región, debido a que no ha trabajado en las calles como lo mandan los estatutos morenistas.

Las negociaciones en la cúpula de Morena relegó a la candidata natural, Alba Cristal Espinoza, una mujer joven, preparada y que tiene meses trabajando en campo, escuchando a la gente y ganándose el capital político necesario en cualquier elección.

Pero para Morena en Nayarit ninguna de las positivas cualidades de las bases es argumento válido y tienen más poder las negociaciones de los dirigentes.

Morena en Nayarit está cavando su propia tumba y, de tener todos los argumentos para ganar ‘casi todo’, le están dejando el camino libre al alcalde con licencia para que se reelija y están dejando la vara muy baja en las diputaciones.

Compartir.