Ante pocos invitados, dan el último adiós al príncipe Felipe

88

El príncipe Felipe fue sepultado este sábado en una ceremonia fúnebre que honró su vida.

Mientras tocaban bandas militares y una procesión de miembros de la realeza escoltaba su ataúd hasta la iglesia, el príncipe Felipe fue sepultado este sábado en una ceremonia fúnebre que honró su vida de servicio al Reino Unido, la corona y su esposa. 73 años, Reina Isabel II.

La monarca británica viuda, dando ejemplo en medio de la pandemia de coronavirus, se sentó sola en la ceremonia, vestida de negro y con la cabeza inclinada en oración.

Felipe, quien murió el 9 de abril dos meses antes de su cumpleaños número 100, fue honrado en el Castillo de Windsor con un servicio que estuvo impregnado de tradición militar y real, pero también reducido e infundido con su propia personalidad. Toda la procesión real y el funeral tuvieron lugar fuera de la vista del público dentro de los terrenos del castillo, una residencia real de 950 años a 20 millas (30 kilómetros) al oeste de Londres, pero se transmitió en vivo por televisión.

Las restricciones del coronavirus significaron que, en lugar de los 800 dolientes que se esperaban en los planes de larga data para el funeral de Felipe, solo se permitió el ingreso de 30 personas a la Capilla de San Jorge del castillo, incluida la reina, sus cuatro hijos y sus ocho nietos.

Siguiendo estrictas reglas de distanciamiento social durante la pandemia, la reina dio el ejemplo incluso en el dolor, sentada separada de los miembros de la familia que estaban dispuestos alrededor de la iglesia.

Felipe fue colocado en la bóveda junto a los restos de otros 24 miembros de la realeza, incluidos tres reyes de Inglaterra. Pero probablemente no será su lugar de descanso permanente. Después de la muerte de la reina, se espera que ella y Felipe sean enterrados en el Royal Burial Ground en Frogmore Estate cerca del Castillo de Windsor.

Compartir.