En Nayarit, las clases se volvieron a aplazar pero las campañas no se tocan

166

Con el regreso al color amarillo en Nayarit, el regreso a clases presenciales volvió a suspenderse, pero las campañas siguen y hoy más que nunca las reglas sanitarias importan poco en el afán de ‘demostrar músculo’.

Las decisiones incoherentes de las autoridades en Nayarit volvieron a dejar muestra de su incapacidad para mantener un estándar universal a la hora de decidir qué se puede y qué no.

El viernes 21 de mayo, en la actualización quincenal de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, Nayarit volvió al color amarillo en el semáforo de riesgos.

Este paso atrás implicó, de manera inmediata, la suspensión del regreso a clases presenciales en los municipios Del Nayar, Huajicori y La Yesca, sitios que tienen una incidencia mínima de casos y cuyos planteles educativos admiten una cantidad de alumnos reducida.

Sin embargo, lejos de poner el mismo estándar para todas las actividades de reuniones, en las campañas todo sigue igual, o peor, pues en la recta final los partidos pretenden ‘mostrar músculo’ y hacen eventos con centenares o miles de personas.

¿Por qué permitir esto y no avalar el regreso a clases escalonado? Es una pregunta que miles de ciudadanos se hacen y que las autoridades no tienen capacidad de responder.

La prioridad es la grilla y el circo político y en segundo plano la educación de quienes mañana serán quienes tomen las riendas de nuestro país.

Compartir.