La opacidad reina en ambos costados del Ameca

85

En Bahía, la directora del extinto FIBBA no declara sobre las negras operaciones históricas del fideicomiso; en Vallarta, el tesorero no quiere decir cómo están las finanzas municipales. ¿Pues qué esconden?

Si algo ha promovido el presidente Andrés Manuel López Obrador, y que lo vemos todos los días con su conferencia mañanera, es que el acceso a la información no puede negarse ni condicionarse, sin embargo, en Puerto Vallarta y Bahía de Banderas este eje de la 4T no es prioridad.

Hay 2 casos graves de omisión de información en los 2 municipios que conforman la primera zona metropolitana interestatal y turística de México, donde sus involucrados simplemente han decidido callar y no responder las genuinas dudas de la gente.

En primer lugar, Bahía de Banderas. Ahí, en el municipio más joven y próspero de todo Nayarit, se identificó un desfalco de miles de millones de pesos en predios públicos, que fueron simulados en venta y entregados en comodato a empresarios, en la ex Nuevo Vallarta, hoy Nuevo Nayarit.

Todo esto se fraguó, durante años, a través dle extinto Fideicomiso de Bahía de Banderas (FIBBA), liderado por Ciola Edith Arévalos, quien ha sido buscada por GST Medios para aclarar algunas dudas, que no interfieran con las investigaciones de la ‘Mega Operación Nuevo Nayarit’, y que simplementa ha decidido ignorar los llamados y no entregar información de interés.

Esta negativa, propia de quienes pudieran ser ‘tapadera’ de los malos manejos de los bienes del pueblo, no es representativa del movimiento de la Cuarta Transformación, sin embargo, el acceso a la información, a la que todos los ciudadanos tenemos derecho, no está garantizado en Bahía de Banderas.

Por otro lado, Puerto Vallarta. En el destino turístico por excelencia de Jalisco, la ciudad más importante fuera de la Zona Metropolitana de Guadalajara, y emblema de occidente, el tesorero, figura máxima de los recursos municipales, no ha querido informar cómo, cuánto y quién se ha gastado el dinero de los vallartenses.

Desde el mes de mayo, Manuel de Jesús Palafox Carrillo recibió la orden de entregar un informe detallado de todos los ingresos y egresos a las arcas municipales, es decir, le tuvieron que indicar que debía hacer lo que por ley ya sabía.

Sin embargo, pasan las semanas y el tesorero, arropado y protegido por el alcalde, Luis Alberto Michel Rodríguez, no ha entregado este informe, sin justificación, sin argumentos, como queriendo ocultar algo, como queriendo cuadrar las cuentas.

¿Por qué tardará tanto en hacer un informe, si se supone que este debe existir quincena con quincena, para cumplir los encargos del patrón ayuntamiento?

La Cuarta Transformación es un movimiento al que más de 30 millones de mexicanos le dieron la confianza en 2018 y la refrendaron en la elección del 2021, sin embargo, el efecto ‘López Obrador’ no permea parejo y hay quienes se empeñan en manchar los estatutos de su líder.

Compartir.