Al cabildo se va a… ¿gestionar o hacer precampaña?

39

El día de hoy en Puerto Vallarta se celebró una sesión más de cabildo, en dónde se discutieron los puntos finales del proyecto presupuestal del 2023.

En esta ocasión, como ya viene siendo costumbre, varios de los regidores parecían estar más preocupados por ganarse las portadas de los diarios que por cumplir su función de gestor.

Y es que entre que no se sacaban el “yo” de la boca y la redundancia de sus intervenciones, poco aportaron al debate y a la negociación de un presupuesto de egresos digno de Puerto Vallarta.

De lo más destacable que se logró en las más de dos horas que tomó aprobar en lo general el proyecto del 2023, fue el hecho de lograr paridad para el instituto de la mujer, rectificar el aumento de 40 millones de pesos a la obra pública, y que se voltee a ver más a la dirigencia de turismo.

Pero a ver ¿Qué no estos tres ejes deberían de ser centrales en cada presupuesto que se elabora en un lugar como Puerto Vallarta?, ¿Por qué no se llegaron a estos acuerdos en las sesiones privadas que sostuvieron al formar el proyecto? ¿Por qué esperar a que las cámaras estuvieran encendidas?

Si bien, en el apartado de obra pública, en la junta que sostuvieron ayer por la noche habían ya establecido el aumento de 110 a 150 millones de pesos, ¿Por qué no se respetó o dejó más claro esta concilia?

Algo no está funcionando bien en este ayuntamiento, eso es evidente; la transparencia y el concertar parecen no ser su fuerte, pero el que los regidores estén pensando más en el 2024 que en el presente no es de mucha ayuda a la causa.

El cabildo de Puerto Vallarta no es un lugar que se deba utilizar para hacer precampaña, es un lugar para gestionar el dinero de los vallartenses en favor de los vallartenses, pero parece ser que muchos no están ahí por la vocación de servir, sino más bien, por intereses personales y seguir viviendo a costa del heraldo público.

Compartir.