Arturo Dávalos y su descarado discurso de unidad

1

A pesar de que hacen campaña juntos, ‘El Cepillo’ como ‘El Mochilas’ no se pueden ver ni en pintura, pero ante los votantes se toman de la mano mientras piensan como darse la puñalada traicionera

Por: Wicho Vallarta

Aunque no es un secreto para las personas informadas en Puerto Vallarta que Arturo Dávalos está peleado con Ramón Guerrero por diferencias políticas y malas decisiones tomadas con el riñón y no con la cabeza, existen todavía miles de ciudadanos que se creen el cuento de que existe unidad al interior de Movimiento Ciudadano, nada más alejado de la realidad.

Las broncas iniciaron desde mediados de 2017, cuando el Mochilas declaró públicamente que buscaría ser alcalde de Puerto Vallarta nuevamente, cuando a todas luces el candidato natural para la reelección era el cepillo.

Esta ‘ocurrencia’ del originario de Ayutla bien pudo pasar desapercibida por el supuesto gran trabajo que había hecho Dávalos en la administración municipal, sin embargo, aun con el desgaste que acarreaba Mochilas, lo puso a temblar en más de una ocasión.

Derivado de eso es que se vino la palpable fractura al interior del partido naranja y en más de una ocasión se habló de que uno de los 2, Dávalos o Mochilas, migrarían a otro partido, Morena para ser específicos, pues no se podían ver ni en pintura.

No obstante, llegaron las fechas para que Enrique Alfaro decidiera, por dedazo, quién sería el candidato y Dávalos salió victorioso. Desde ese momento, las traiciones que se verán el 1 de julio, comenzaron a maquilarse.

Por un lado, el grupo Mochilista, más experimentado en los temas sucios de la política en la región, supo inmediatamente que la disputa, aunque no les favoreció, debía culminar, pues no era conveniente tener que vencer adversarios fuera y dentro del partido.

Pero el grupo de Dávalos, resentido, es el que ejecutará uno de los planes en los que el único beneficiado es el priista César Abarca Gutiérrez.

En más de una decena de ocasiones hemos escuchado de voz del propio Arturo Dávalos, que existe unidad y que ya acabó el pleito por los huesos, pero con la resiente explosión de uno de los temas más polémicos de la administración Mochilista (la de la venta de los terrenos), el primero en pintar su raya fue el propio Cepi.

El bloque, conformado en su mayoría por trabajadores amenazados del ayuntamiento, inició una campaña en redes sociales donde desmarcaron por completo a Dávalos del hecho y señalaron como único responsable a Ramón, entonces ¿dónde está la famosa unidad?

A falta de 5 semanas para el domingo de la elección, la fractura al interior del partido naranja crece día con día, pero lo que es un hecho es que ambos son responsables. Ramón Guerrero por la manera en que malbarató estos predios, y Arturo Dávalos, aunque no le guste y diga que es guerra sucia, por no investigar a fondo el hecho y encubrir a su compañero de partido.

Tan culpable es el que mata a la vaca como el que le agarra la pata, dice un dicho conocido, y la falta de coraje, por no llamarlo de otra forma, de Arturo Dávalos para actuar contra Mochilas y los otros ex presidentes municipales, lo marcarán, para muchos, como un alcalde con doble rasero, con tendencias de traición y, sobre todo, con discursos llenos de mentiras con tal de sumar más gente a su capital político.

Compartir.