Sugieren alimentación sana para lograr hábitos saludables

42

Servir alimentos nutritivos significa que la comida debe tener buen valor nutricional, por lo que se debe procurar que lo que consuman sea balanceado

Es necesario fomentar una alimentación sana en los menores para que desarrollen hábitos saludables en la edad adulta, incluso se recomienda involucrarlos en la preparación de los alimentos para despertar su interés en llevar una dieta balanceada.

La nutrióloga de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Mayra Elizalde Villarreal, explicó que al involucrar a los niños en la planificación o preparación de los alimentos se les crea una rutina positiva a la hora de las comidas, además de que a los más pequeños les encanta ayudar a mezclar o a servir.

Consideró que poner los cubiertos en la mesa también puede ser una actividad que despierte el interés de los niños; una vez que la hora de la comida comienza, es importante tener suficiente tiempo y un plan sobre cómo va a terminar, así como determinar con anticipación cuándo puede el niño dejar la mesa y si hay reglas sobre el postre.

“La mayoría de los niños quieren tener control de lo que comen. Algunos insisten en que se les quiten los bordes al pan y otros quieren la pasta de cierta forma. Los caprichos para comer son normales. Eso no significa que el niño va a ser caprichoso para comer por toda la vida o que no está comiendo una dieta balanceada”, expresó.

Elizalde Villarreal explicó que servir alimentos nutritivos significa que la comida debe tener buen valor nutricional, por lo que se debe procurar que lo que consuman sea balanceado.

TE RECOMENDAMOS: Comer pescado durante el embarazo ayudaría a reducir partos prematuros

Refirió que las horas de las comidas pueden ser difíciles si los niños no comen lo que se sirve o si dicen que no tienen hambre. Cuando un niño dice que no tienen hambre, debe asegurarse de que cualquier refrigerio que lo haya llenado sea tan nutritivo como la comida ofrecida.

Indicó que si el niño se niega a comer lo que se le sirvió, se debe usar un poco de creatividad y tratar de ofrecerle el vegetal tanto crudo como cocido o servir la pasta con la salsa a un lado.

Añadió que las distracciones durante las comidas también pueden hacer que el niño no se concentre en la comida, además de que algunos niños son sensibles a ciertas texturas, sabores o temperaturas. Saber estas preferencias y aceptarlas es preferible que tener una lucha de poder a la hora de la comida.

Insistió en que si el niño se niega a comer lo que le sirven, se debe tener una opción simple a la mano para que pueda prepararle. La mayoría de preescolares pueden preparar su propio emparedado de queso o de pavo en rebanadas.

Sobre los momentos en que debe haber preocupación, dijo que algunos niños, debido a sensibilidades alimenticias, alergias alimenticias, o problemas físicos, tendrán dificultades para comer.

“Si esto resulta en deficiencias nutricionales o hace que el niño tenga problemas para mantener el peso recomendado, consulte con su médico”, destacó la experta, quien señaló que no siempre hay razones lógicas para las preferencias alimenticias del niño.

Entre los hábitos de alimentación saludable sugirió organizar las comidas; planear las comidas semanales; cocinar lo mismo para todos; introducir nuevos alimentos gradualmente; preparar dips y licuados con vegetales; cocinar con los hijos; eliminar la comida chatarra y ser un buen ejemplo. (Con información de Notimex)

Compartir.