Qué significa Sufragio efectivo, no reelección:

54

“Sufragio efectivo, no reelección” fue el lema de la campaña de Francisco Ignacio Madero en el año de 1910, cuando se lanzó a competir por la presidencia de la República Mexicana contra el dictador Porfirio Díaz, quien llevaba 35 años en el poder.

En aquellos tiempos, las elecciones presidenciales eran un mero trámite para legitimar al gobierno que presidía Porfirio Díaz, que ejercía el poder desde 1876 y tenía el control total de las instituciones. Además, según la constitución de 1857, vigente para la época, se permitía la reelección.

En medio de semejante régimen tiránico, el gesto de Madero, un empresario del norte del país, de lanzarse a la carrera por la presidencia era audaz.

Sumado a eso, Madero emite el Plan San Luis, manifiesto político promulgado el 5 de octubre de 1910, en el cual se convocaba al país a levantarse contra el porfiriato y establecer elecciones libres. En dicho manifiesto podía leerse la frase, repetida como un principio político: “Sufragio efectivo, no reelección”.

El lema de Madero condensaba lo principal de su propuesta política: sus convicciones democráticas y su convencimiento de que el sistema reeleccionista estaba siendo un lastre para el país. Por ello, exigía elecciones limpias, donde la voluntad popular sea respetada.

Pero, además, había otros problemas de tipo político, económico y social en aquel México de principios del siglo XX: gran descontento entre los campesinos en relación con el derecho a la tierra, enfado por parte del empresariado nacional, hecho a un lado en favor de los intereses de las potencias extranjeras, problemas generalizados de marginación e injusticia social, entre muchos otros.

De modo que estas y otras demandas políticas encontrarían en Madero un canal para ponerse sobre el tapete en el debate político nacional. De hecho, todo esto sería el contenido de las demandas revolucionarias que sacudirían al país en años posteriores.

Por esta razón se considera que, bajo el lema “sufragio efectivo, no reelección”,Francisco Ignacio Madero da inicio a la revolución mexicana que comienza con el levantamiento armado del día 20 de noviembre de 1910 y la renuncia de Porfirio Díaz en 1911.

Posteriormente, Madero asumirá el poder, pero será traicionado por Victoriano Huerta, quien lo asesinará en 1913, junto a su vicepresidente, José María Pino Suárez.

De todas formas, la grandeza del eslogan de Madero radica en que, bajo los principios democráticos, se proponía llegar al poder, de forma institucional, para transformar y modernizar políticamente al país.

Además, gracias a su eslogan, la constitución de los Estados Unidos de México de 1917 sería antirreeleccionista en lo referente al presidente y los gobernadores.

El mural titulado Francisco I. Madero, sufragio efectivo, no reelección, representa el momento en que Francisco I. Madero sale del Castillo de Chapultepec rumbo al Palacio Nacional, el día 9 de febrero de 1913, acompañado por una multitud en la conocida marcha de la lealtad.

En el centro del fresco aparece Madero, montado en un caballo, sosteniendo la bandera de México. A su izquierda, está Victoriano Huerta, líder del levantamiento contra Madero, pactando con el embajador de Estados Unidos su traición.

También aparecen representadas las figuras de José Guadalupe Posada y del senador Belisario Domínguez, quien sostiene el discurso que pronunció contra la usurpación huertista y que provocó su asesinato.

El mural se encuentra actualmente en el Castillo de Chapultepec, en la Ciudad de México. Fue pintado entre 1968 y 1969 por Juan O’Gorman (1905-1982), arquitecto, pintor y muralista mexicano.

Compartir.

Comentarios desde Facebook