Talan 18 mil hectáreas para plantar aguacate

65

El crecimiento de huertas en el Sur de Jalisco ha sido tanto que equivale a dos terceras partes de la extensión de La Primavera.

Por el tipo de suelo y el clima que predomina en el Sur de Jalisco, los empresarios aguacateros han puesto sus ojos en esa región desde hace años. Este interés se tradujo en acciones que hoy pueden medirse, y en sólo un lustro (de 2013 a 2018), 18 mil 342 hectáreas de huertas de este árbol ganaron espacio a los bosques primarios y secundarios.

Para dar dimensión a esa cifra, equivale a 60% de la extensión del Bosque La Primavera (30 mil 500 hectáreas). La medición de este fenómeno fue hecha por académicos del Centro Universitario del Sur (CUSur) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), a través de la plataforma Landsat.

Fátima Housni, académica del CUSur, detalló que hay más huertas e invernaderos en otras zonas a las que no se les permitió acceso a través de la herramienta satelital.

Pese a que el valor de la producción agrícola de Jalisco fue de 57 mil 465 millones de pesos en 2018, al menos en la Región Sur este fenómeno ha cobrado factura. Erosión de suelos (lo que no sólo incide en pérdida de nutrientes, sino que abona al cambio climático) y riesgos de deslaves, como el que mató a cinco personas el mes pasado en San Gabriel, son dos ejemplos.

El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Sergio Graf, aseguró que, aunque son las instancias federales las encargadas de dar los permisos de cambio de uso de suelo, hace 10 años que éstos no se dan, razón por la que se interpondrá una denuncia que agrupe las pruebas de los municipios afectados.

“Estamos haciendo un trabajo de verificación plena de los predios que fueron resultado de cambios de uso de suelo y ya estamos por terminar nuestro paquete en la denuncia que ya no tardamos en hacer. Va a ser una sola en todos los municipios del Sur de Jalisco. Casi todos donde hubo incendios. Principalmente en Tuxpan, Ciudad Guzmán, San Gabriel y Mazamitla. Hay varios que se vieron afectados por el cambio de uso de suelo. La mayor parte fue para cultivo de aguacate”, explicó.

Las autoridades municipales de la región, por su parte, explicaron que el bajo precio de productos endémicos, como el maíz y la caña, también ha influido en que las zonas agrícolas cambien el giro de sus cultivos para tener más ganancias.

Compartir.