CAMPAÑA ANTICIPADA, así se llama lo de Luis Munguía

484

Con el pretexto de su segundo informe legislativo, el diputado está ‘tapizando’ Vallarta con su imagen en una clara muestra de campaña anticipada.

Al parecer a Luis Ernesto Munguía González le siguen orientando de manera errónea sobre cómo manejar su imagen política y el último tropiezo, que apenas se está fraguando, es la evidente campaña anticipada que está realizando con motivos de su segundo informe legislativo.

Desde ayer lunes, gente del diputado emecista anda en toda la ciudad regalando gorras, playeras, flyers y pintando paredes. El pretexto, la segunda entrega de su informe, el fondo, la campaña que quiere reactivar con miras al 2021.

Luis Munguía es, junto con Enrique Alfaro, el político que más desgaste tiene en la ciudadanía vallartense y sus esfuerzos por mejorar la percepción, lejos de hacerlo, solo abonan para seguir enterrando su carrera política.

Entre escándalos, muchos de ellos fuera de su vida pública, señalamientos de nepotismo, ausencias a las sesiones del congreso y nulo trabajo legislativo para el quinto distrito, la marca ‘Luis Munguía’ está agonizando.

Pero su gente, la que lo ‘asesora’ y le plantea las ‘estrategias’ a seguir con miras al 2021, sigue cometiendo los mismo errores que le han costado al diputado un severo desgaste. Es decir, Munguía González tiene al enemigo en casa.

No les sirvió la experiencia negativa de su festejo de cumpleaños en enero de este 2020, donde hubo varias bandas amenizando, comida para miles de personas y bebidas para otras tantas. Ahora, con su segundo informe, están tomando un camino parecido que es rechazado por la gente que prefiere ver a los funcionarios dando apoyos que calcas y gorras.

Luis Munguía está siendo investigado por la contraloría del congreso de Jalisco por presuntos actos de nepotismo, al tener a su pareja en la nómina hasta septiembre de este año y ahora podría enfrentarse a otro problema, uno que le impediría competir en 2021, si los órganos electorales determinan que esta es campaña anticipada.

Entre la poca preparación del legislador y sus ‘asesores’ que lo entierran lentamente, la imagen del diputado va en picada y poco parece se puede hacer para rescatarla.

Compartir.