#Editorial A favor de la libertad de decidir

0

Una ciudad como Puerto Vallarta no puede seguir polarizándose por culpa de opiniones y percepciones

Contraviniendo en todo aquello que se ha dicho en torno a la libertad de expresión y los medios de comunicación en todo el mundo, la prensa no es dueña de la verdad y en Vallarta Independiente comulgamos con esta idea, ya que debemos más allá de simples informantes y partícipes de la información, debemos coadyuvar a la creación de un mejor planeta y, en este caso específico, de un mejor Puerto Vallarta ¿Y lo anterior a que obedece? A ser formadores de criterios, de opiniones, pero sobre todo de mejores ciudadanos.

En los últimos días hemos venido siendo observadores y testigos de actos de odio en contra de los conductores de Uber, así como de las opiniones también de odio y hartazgo de los ciudadanos en contra de los taxistas, así como de éstos en contra de los ciudadanos y los medios de comunicación y así, sucesivamente.

La situación no nace con la simple llegada de la plataforma a esta ciudad, sino de una serie de sucesos que los propios vallartenses se callaron por mucho tiempo y que vieron la oportunidad de externarlo en torno a estos hechos.

Si bien es cierto los taxistas (NO TODOS subrayamos), durante muchos años no hicieron lo mejor para poder ofrecer un servicio de calidad al turista y al vallartense. Y esto vino acumulando una serie de inconformidades que hoy están siendo expuestas.

De la misma manera, el usuario no fue insistente en señalar los ‘excesos’ de los taxistas y por lo cual hoy revienta el tema.

Asimismo, el gobierno ha venido arrastrando el asunto, por ineficacia, falta de interés o por no perder adeptos políticos, ya sea con los sindicatos o con los ciudadanos. Como siempre.

Pero lo más preocupante, más allá de quién faltó a qué, quién se excedió en qué o quién no hizo esto o lo otro, es la polarización de la ciudadanía. El ver cómo un pueblo se divide por un tema de opiniones y percepciones.

Los hechos y circunstancias parecieran inclinar la balanza hacia uno de los lados, pero la verdad que el interés principal de los medios de comunicación, al menos en Vallarta Independiente podemos hablar de nuestro caso particular, más allá de simplemente informar, es el de defender la libertad. La libertad de expresión, de competencia, de manifestarse, pero sobre todo de elegir.

En los últimos días hemos publicado una serie de videos y testimonios de agresiones de taxistas en contra de los conductores de Uber, así como de las reacciones de la ciudadanía en torno a estos hechos. Pero también hemos dado a conocer las opiniones en contra de la plataforma y de algunos taxistas que se oponen a la operación de estos vehículos.

Hemos defendido la legalidad, observado y señalado los errores y omisiones (voluntarias en su mayoría) de las autoridades.

Hemos dado espacio para la opinión y la seguiremos dando, aunque algunos se nieguen a hablar con nosotros al sentirse ofendidos. Y sí, específicamente estamos hablando de los líderes sindicales de los taxistas, así como de los representantes de Uber, quienes (ambos) han dejado solo a Puerto Vallarta, permitiendo que este problema polarice a la ciudadanía. ¡Esto no se vale!

Así es que dejamos abiertos nuestros espacios a taxistas, conductores de Uber, usuarios, líderes sindicales, autoridades de los tres órdenes de gobierno, empresarios, ciudadanía en general, así como a todos los que busquen una solución.

Con esto refrendamos nuestra disposición a ayudar a que Puerto Vallarta viva en paz, a que se tengan mejores medios de transporte, que los vallartenses puedan elegir libremente. A que los taxistas tengan una competencia leal y que los nuevos sistemas (cuales sean sus plataformas) operen en esta ciudad, siempre y cuando sea dentro del marco de la legalidad.

Así pues, los invitamos a la concordia, al diálogo y a no permitir que la violencia y el odio arrebate la tranquilidad de esta bella ciudad.

Compartir.